Relatora Especial sobre Derechos de los Pueblos Indígenas

Carta a Victoria Tauli Corpuz (Naciones Unidas)

 

Por medio de la presente queremos poner en consideración suya dos temas que consideramos fundamentales para la protección de los pueblos en aislamiento:

El juicio penal seguido a un grupo de guerreros waorani desde hace cinco años (2013) que ha causado más conflictos en las comunidades y que no ha significado ninguna garantía de paz en la zona.

La continua presión sobre los territorios donde habitan grupos llamados en aislamiento incluyendo los avances petroleros en el Parque Nacional Yasuní.

En el primer caso, el Estado ecuatoriano ha insistido en un juicio penal que no ha cumplido con ninguna de las normativas acerca del derecho de los pueblos indígenas, ni aquellas planteadas en la OIT ni en las Directrices de NN.UU. El caso, como bien ha informado la Defensoría del Pueblo (Dirección Nacional de Derechos Colectivos, Naturaleza y Ambiente, Informe de Vigilancia al Debido Proceso 001-2018-DNDCNA-MP) no ha cumplido con el debido proceso ni con los principios de interculturalidad ni celeridad que este requería. La intervención del aparato judicial en el tema ha demostrado que el país no ha avanzado en temas como la justicia transicional que permita resolver estos casos.

Mientras se ha perseguido a los waorani y se han creado más conflictos entre las comunidades, ha quedado en la impunidad la ilegalidad en la zona, la venta ilegal de armas y municiones, las actividades ilícitas, la ausencia de control estatal, el incumplimiento de las medidas de Precaución y Reparación y la ausencia de investigación forense y antropológica seria que determine y aclare las muertes ocurridas en la zona. Tampoco se ha trazado una hoja de ruta hacia la construcción de la paz entre estos grupos llamados en contacto inicial.

En el segundo caso, reiteramos nuestro pedido de que por su intermedio se exhorte al Estado a respetar los territorios de los pueblos indígenas en aislamiento, ampliar la Zona Intangible y Zona de Amortiguamiento de acuerdo a los patrones de movilidad de estos pueblos así como destinar recursos para el control efectivo de la zona con el objetivo de garantizar su vida y la de sus vecinos tanto en la llamada zona intangible como fuera de ella, que es donde hay evidencias de su presencia.

Por tanto solicitamos a usted interponga sus buenos oficios ante el Estado ecuatoriano para:

Archivar el juicio penal contra los waorani, como recomienda la Defensoría del Pueblo e iniciar, con el pueblo waorani, una hoja de ruta para la construcción de la paz en la zona.

Solicitar a las instancias que administran justicia trabajar temas de interculturalidad y justicia transicional para evitar situaciones como las que este juicio ha ocasionado.

Pedir al Estado celeridad y todos los recursos necesarios para cumplir con los principios de Precaución y Reparación mencionados en la política pública.

Otorgarle a la entidad rectora de estos temas, la Dirección Nacional de Pueblos en Aislamiento Voluntario, la autonomía y los recursos necesarios para cumplir con su mandato y competencias.

Investigar, para no dejar en la impunidad, las ilegalidades ocurridas en la zona denunciadas desde hace más de una década (madereo, venta de armas y municiones, cultivos ilícitos, incumplimiento de protocolos por parte de las empresas que operan en la zona) así como investigar y evaluar las acciones y omisiones de administradores de justicia, funcionarios de fiscalía y ministerios de Ambiente, Justicia, Hidrocarburos, en este delicado tema.

Instar al Estado a cumplir con la Constitución y las leyes para proteger a las minorías más vulnerables por sobre los intereses de las mayorías.

Consideramos que estos seis puntos pueden ser importantes para la construcción de la paz en la región amazónica y para la garantía de vida de los grupos más vulnerables que, hoy por hoy, están siendo desplazados de sus territorios y forzados a movilizarse en la búsqueda de refugio en la selva.

Esperamos que su presencia en el Ecuador y el mensaje que pueda llevar a las autoridades del Estado, contribuya a la protección y a la garantía del mayor derecho de estos pueblos: la vida.

Quito, 19 de noviembre de 2018

 

Dick Ramírez

Custodio Orden Capuchina del Ecuador

 

José Miguel Goldáraz

Misionero Capuchino

Powered by OrdaSoft!

Rocafuerte y 6 de Diciembre
Francisco de Orellana (Ecuador)
+593 06 288 1645

000054484